Su Majestad la Reina Letizia preside una mesa de trabajo con la presidenta de APRAMP tras la clausura del I curso de Mediación Comunitaria realizado tras un convenio con la UNED

26 mujeres supervivientes de trata y explotación sexual obtienen el título de mediadoras sociales

Un total de 26 mujeres supervivientes de trata y explotación sexual ha obtenido el título de mediadoras sociales tras superar el I Curso de Mediación Comunitaria desarrollado gracias al convenio de colaboración firmado por la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) con la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Su Majestad la Reina ha presidido hoy una mesa de trabajo, en la que ha estado acompañada por la presidenta de APRAMP, Rocío Nieto, donde se han analizado las oportunidades que han encontrado las mujeres durante este curso, gracias al cual se acredita por primera vez su experiencia profesional con una titulación oficial.

Asimismo, algunas mujeres supervivientes de trata que han participado en la mesa de trabajo, han relatado cómo durante esta formación han desarrollado habilidades y estrategias para desempeñar su trabajo actual de mediadoras llevando a cabo la detección y acompañamiento de las víctimas.

El curso ha constado de cuatrocientas veinte horas, de las que ochenta han sido de carácter práctico. La formación es a distancia y combina el trabajo individual y grupo, las sesiones a través de internet con la lectura y el estudio personal, así como la realización de trabajos y ejercicios y el contacto directo con la práctica profesional.

La directora de APRAMP, Rocío Mora, ha explicado al término de la reunión que, gracias a esta metodología, las mujeres que han participado han podido compaginar sus obligaciones profesionales y familiares y aplicar directamente los conocimientos adquiridos en su propio entorno profesional y familiar.

IMPORTANCIA DE DAR ALTERNATIVAS: EMPLEO DIGNO Y PRODUCTIVO

El curso lo iniciaron 31 mujeres supervivientes de la trata y explotación sexual contratadas por APRAMP cuyos puestos de trabajo peligraban puesto que se encontraban sin titulación oficial en España y, para aquellas que lo tenían, les resultaba imposible homologarlo.

De las 31 mujeres, 25 estaban adscritas a la sede de APRAMP de Madrid, dos se encontraban en Almería, una en Murcia y tres en Salamanca. La metodología de este curso les ha permitido acceder a la formación con independencia del lugar en el que residan. De ella, han acabo el curso 26, pues cuatro tuvieron que abandonar por motivo de salud y una de ellas regresó a su país de origen.

“Las mujeres que han participado en este curso han recibido una educación de calidad, con enfoque de género que fomenta la igualdad y promueve un crecimiento económico sostenible e inclusivo, que proporciona a las estudiantes oportunidades para un empleo digno, pleno y productivo”, ha añadido Mora.