Quienes somos

 

Logotipo APRAMP

La misión y la visión

La meta de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) es que las personas que sufren explotación sexual y trata de seres humanos recuperen la libertad y la dignidad haciendo valer sus derechos y que logren la autonomía necesaria para emprender una vida fuera del control y abuso de sus explotadores. APRAMP, a partir de la defensa y promoción de los derechos de estas personas, contribuye a prevenir y erradicar la explotación sexual y la trata.

La visión de la organización es, por tanto, la de un mundo en el que se reconozca la explotación sexual y la trata de seres humanos como una violación de derechos humanos. Donde el Estado asume su obligación de proteger y garantizar justicia a las personas que sufren esta violación de sus derechos, además de prevenir y perseguir el delito. Y por lo tanto, las víctimas deben estar en el centro de todas sus acciones, garantizando todos los derechos que tienen, incluido el derecho a la justicia y a percibir una compensación por el daño sufrido.

Un mundo donde exista una cooperación entre las organizaciones no gubernamentales civiles y las autoridades, que permita involucrar a la sociedad en búsqueda de soluciones, tanto en las causas como en las consecuencias, que genera la explotación y la trata de seres humanos. Y así, lograr un mundo libre de explotación y esclavitud.

Contribuir a que recuperen su libertad, derechos y dignidad

Tras una experiencia de más de 25 años, APRAMP puede afirmar que la mayor parte de las personas que se encuentran en situación de prostitución sufren explotación y viven en condiciones de vulnerabilidad y marginalidad. En la última década, la asociación ha podido constatar que la trata de seres humanos en España afecta a un altísimo porcentaje de personas.

Esto significa que, sea cual sea la causa que ha llevado a las personas a estar en esta situación circunstancias económicas, proyecto migratorio, etc., el engaño y la coacción, el abuso, la violencia y la falta de libertad en la práctica afectan a un 90% de las personas a las que la organización tiene acceso. Es decir, son víctimas de violaciones de derechos humanos y las consecuencias de estos abusos afectan negativamente a su salud física y metal, así como a su propia dignidad como personas.

APRAMP ha podido constatar que las personas explotadas sexualmente optan por otra forma de vida si cuentan con los recursos, capacidades y oportunidades para ello. Si habla de “contribuir a que recuperen su libertad y sus derechos”, es porque APRAMP reconoce la capacidad de cada persona para decidir ser rescatada y apoyada, e incluso a demandar justicia o no, según sus propias circunstancias personales.

 

Erradicar la explotación sexual y la trata de seres humanos

IMG_8652

En la actuación de APRAMP figuran en primer lugar las personas que sufren explotación sexual y tratade seres humanos. La organización también busca cambiar la realidad que perpetúa la explotación a las mujeres. Por eso dentro de su misión se incluye también contribuir a erradicar este fenómeno.

APRAMP documenta la realidad y conciencia a la sociedad, testimoniando lo que ven día a día en la calle. Analiza las causas que llevan a estas personas a la esclavitud, desde los países de origen a los de destino, y las terribles consecuencias en la vida de estas personas. El objetivo es lograr que la sociedad tome conciencia de la existencia de la explotación y la trata de personas y evitar el estigma y la culpabilización que, además, sufren las víctimas de estos delitos. Se pretende, al mismo tiempo, que las autoridades ofrezcan la respuesta adecuada y eviten la criminalización sistemática que sufren las víctimas por realizar actividades sujetas a normas públicas como la prostitución o por encontrarse en situación administrativa irregular.

APRAMP ofrece formación basada en su experiencia y realiza recomendaciones y propuestas a todos los actores involucrados en combatir la explotación sexual y la trata de personas desde un enfoque de derechos humanos, poniendo siempre el acento en los derechos y necesidades de las personas que han pasado por esta situación. Además de estas acciones de sensibilización social e incidencia política, también es de vital importancia el papel de apoyo en el acceso a la justicia que APRAMP brinda a las víctimas del delito de trata de seres humanos.

Está demostrado que las personas que cuentan con la suficiente protección cooperan en mayor proporción con la investigación policial y el proceso judicial que las que no cuentan con este tipo de apoyo.

Muchas víctimas sólo deciden declarar ante la policía o interponer una denuncia cuando se sienten seguras o tienen la suficiente confianza en quienes les están acompañando. Aportar esta confianza, como hace APRAMP, supone una importante contribución a la persecución del delito, ya que en España la prueba testimonial es una pieza clave en el proceso judicial.

Más sobre Apramp

Quiénes somos

 

 

APRAMP es una asociación sin ánimo de lucro, aconfesional y apartidista, y sus principios de actuación y filosofía están orientados por un enfoque de derechos humanos y perspectiva de género.

 

 

¿Qué hacemos?

 

 

APRAMP centra sus esfuerzos en combatir la trata de mujeres desde un enfoque de derechos humanos y género.

 

 

Por qué lo hacemos

 

 

La meta de APRAMP es que las personas que sufren explotación sexual y trata de seres humanos recuperen la libertad y la dignidad haciendo valer sus derechos y que logren la autonomía necesaria para emprender una vida fuera del control y abuso de sus explotadores.

 

 

Dónde estamos

 

 

Apramp cuenta con oficinas e implantación de sus servicios en seis comunidades autónomas de España.

¿Quiere saber dónde?

 

 

Presidenta - Fundadora

  • Rocío Nieto

    “Cuando empecé hace ya 30 años a trabajar con las mujeres prostituidas en España no podía imaginar lo cruel se iba a volver la realidad. Entonces no sabía que el trabajo de APRAMP en el siglo XXI se centraría en identificar y rescatar a mujeres y niñas esclavizadas del otro lado del mundo.”

Entidades colaboradoras