Quienes somos

 

Logotipo APRAMP

Misión, visión, valores

Misión:

APRAMP trabaja, desde el origen, para prevenir y erradicar la explotación sexual y la trata de seres humanos.

Defiende y promueve los derechos de las personas que sufren explotación sexual y trata para que recuperen la libertad, la dignidad y la autonomía necesaria para emprender una vida fuera del control y abuso de sus explotadores.

Desarrolla programas dirigidos a garantizar el acceso a sus derechos y atender las necesidades de las víctimas cuando no están cubiertas por los servicios públicos, haciendo de puente entre ellas y las administraciones.

Estos programas se dirigen a la detección e identificación proactiva de víctimas de trata y explotación sexual, su protección, y atención inmediata en el ámbito social, jurídico, sanitario, psicológico, formativo y laboral. Apoyan y acompañan la toma de decisiones de la persona, dirigida hacia el retorno voluntario a su país de origen o su inserción en España.

Sensibiliza a la población para la denuncia del fenómeno de la trata.

Visión:

Durante los próximos cinco años APRAMP quiere:

  • Seguir siendo coherente y transparente, poniendo a las víctimas en el centro de todas sus acciones, y trabajando en la restitución de todos sus derechos fundamentales, incluido el derecho a la justicia y a percibir una compensación por el daño sufrido.
  • Mantenerse como referente en el ámbito de la trata, prostitución, explotación sexual a nivel nacional e internacional desde su trabajo profesional de calidad dirigido a erradicar la explotación sexual y la trata de seres humanos,
  • Posicionarnos como entidad de referencia frente a las otras finalidades de trata:
  • La servidumbre y la explotación laboral
  • La explotación para ejercer mendicidad
  • La explotación para realizar actividades delictivas.
  • La extracción de órganos
  • La celebración de matrimonios forzados.
  • La explotación reproductiva
  • Impulsar y colaborar en la creación de sinergias y alianzas, así como en la elaboración de estrategias dirigidas a alcanzar una sociedad donde el Estado asuma su obligación de garantizar y proteger los derechos de las víctimas, además de prevenir y perseguir el delito.
  • Liderar la sensibilización y concienciación a la sociedad en general, para que reconozca la trata de seres humanos y la explotación como una vulneración de los derechos humanos fundamentales.

Valores:

APRAMP es una Asociación sin ánimo de lucro, aconfesional y apartidista. Sus principios de actuación y filosofía están orientados por un enfoque de derechos humanos con perspectiva de género. Esto supone una forma concreta de mirar y actuar que condiciona sus posicionamientos y estrategias, incorporando este enfoque en el trabajo cotidiano de una manera integral.

La explotación sexual y, sobre todo, la trata de personas, son una violación de derechos humanos. Esto significa que:

  • La sociedad es cómplice, consciente o inconscientemente, al no contribuir a su erradicación.
  • El Estado debe reconocer y garantizar los derechos de las víctimas.

Por tanto, todas las estrategias, actuaciones y propuestas de APRAMP responden a la lógica de restituir y  garantizar los derechos de las víctimas, mejorando sus condiciones de vida y ofreciendo alternativas reales a su situación.

Por eso, APRAMP prefiere hablar de las “personas que han sufrido explotación sexual y trata de seres humanos” como titulares de derechos, “supervivientes” en vez de “víctimas” porque este término enfatiza la falta de poder, la pasividad y la vulnerabilidad, negando la capacidad y valentía de las personas para hacer frente a su situación y tomar decisiones sobre su propia vida.

Por tanto, el enfoque de derechos en la práctica significa, que APRAMP:

  • Adapta los recursos a las personas.
  • No discrimina a nadie.
  • Respeta las decisiones y ritmos personales.
  • Fomenta el protagonismo y la participación de las personas
  • Empodera a las personas, potenciando su autonomía y capacidad para hacer valer sus derechos.
  • Procura la inclusión social de las personas afectadas para que alcancen su autonomía personal, social y económica a través del acceso al empleo.
  • No sustituye al Estado en sus responsabilidades.
  • Exige al Estado el cumplimiento de sus obligaciones.
  • Coopera con las autoridades para garantizar los derechos de las víctimas.
  • Da testimonio para concienciar a la sociedad.
  • Analiza la demanda de sexo de pago y se dirige a ella como parte responsable del abuso.
  • Realiza propuestas de acción y formación a profesionales para que identifiquen situaciones de explotación y trata y sepan cómo actuar con las víctimas.
  • Fomenta el trabajo en red
  • Rinde cuentas de su acción con una gestión transparente y evalúa sistemáticamente el impacto de sus acciones

Y lo hace desde la perspectiva de género pues, la trata de personas no es un fenómeno neutral respecto al género. Según todos los datos oficiales, las mujeres víctimas de trata constituyen el porcentaje más elevado a nivel mundial, más aún en la trata con fines de explotación sexual.

La desigualdad de género sustenta la vulnerabilidad de las mujeres a ser tratadas, y erige a la mujer como objeto de consumo, convirtiéndola, en el objetivo de mafias y prostituidores para la explotación.

APRAMP considera que la prostitución, constituye una forma cruel de violencia contra las mujeres, responde a una situación de explotación, e incluso, a veces, de esclavitud. Genera una relación de poder desigual entre las partes, que cosifica a las personas, llegando al sometimiento y, a anular su dignidad. Por eso, la Asociación considera que todos los esfuerzos deben centrarse en garantizar la libertad, la protección y la reparación a las personas afectadas.

El lenguaje importa, y términos como “prostituta” o “trabajadora del sexo” confieren un carácter de profesionalidad al ejercicio de la prostitución que podrían llamar a engaño sobre la realidad de abuso y explotación que en realidad esconde. Por eso, APRAMP utiliza el término “personas en situación prostitución” o “personas prostituidas” para definir a aquellas personas que, por diferentes motivos, se han visto “forzadas” a ejercer la prostitución o que han sido obligadas, coaccionadas o engañadas para hacerlo.

Por ello, APRAMP:

  • Aboga por defender y hacer respetar los derechos humanos de las personas en situación de prostitución, principalmente el derecho a vivir libremente fuera de la explotación y el abuso.
  • Reconoce y respeta el derecho de las personas a tomar sus propias decisiones.
  • Afirma que la trata y la explotación sexual son un negocio muy lucrativo sustentado en la gran demanda social de sexo de pago.
  • Considera que los esfuerzos de las autoridades y de la sociedad civil deben estar centrados en proteger y prevenir el abuso.
  • Defiende que la prostitución no debe ser regulada como un trabajo porque constituye en sí mismo una forma de violencia contra las mujeres.

 

Más sobre Apramp

Quiénes somos

 

 

APRAMP es una asociación sin ánimo de lucro, aconfesional y apartidista, y sus principios de actuación y filosofía están orientados por un enfoque de derechos humanos y perspectiva de género.

 

 

¿Qué hacemos?

 

 

APRAMP centra sus esfuerzos en combatir la trata de mujeres desde un enfoque de derechos humanos y género.

 

 

Por qué lo hacemos

 

 

La meta de APRAMP es que las personas que sufren explotación sexual y trata de seres humanos recuperen la libertad y la dignidad haciendo valer sus derechos y que logren la autonomía necesaria para emprender una vida fuera del control y abuso de sus explotadores.

 

 

Dónde estamos

 

 

Apramp cuenta con oficinas e implantación de sus servicios en seis comunidades autónomas de España.

¿Quiere saber dónde?

 

 

Presidenta - Fundadora

    Entidades colaboradoras